Aprende a jugar fútbol

13 agosto, 2019

¿Es fácil o difícil aprender a jugar fútbol? Seamos sinceros, aprender un deporte, no es igual que aprender inglés, pero si que con práctica se puede llegar a ser un buen profesional. Por un lado, la belleza del juego es que es simple por naturaleza, por lo que puede ser jugado por todas las edades y habilidades. Sin embargo, el juego se vuelve más complejo a medida que el nivel aumenta como cualquier deporte. Este artículo tiene como objetivo, abordar algunas de las preguntas más comunes formuladas por aquellos que desean aprender a jugar fútbol mirando principalmente el aspecto técnico del juego, lo cual es la base sobre la cual se debe construir todo lo demás. Al final encontrarás algunos ejemplos iniciales para que comiences a usar nuestra filosofía de fútbol única.

El «Juego es el maestro», pero hay que entender bien los conceptos básicos de fútbol

Hay un dicho en el mundo del fútbol que dice que el «juego es el maestro». Este concepto es que aprenderás a jugar al fútbol simplemente jugando, con mayor frecuencia en la mayoría de los partidos y partidos pequeños. Si bien esto es cierto en gran medida, el juego y el entrenamiento en equipo son más realistas haciéndose muy difícil perfeccionar y aprender la técnica que es vital para mejorar el nivel del juego lo cual es la base sobre la cual se construye todo el fútbol.

La técnica del fútbol cubre una variedad de áreas que deben practicarse al aprender a jugarlo ya que se trata de construir una relación con la pelota que sea cómoda de igual manera al jugar fútbol con ambos pies.

El dominio de la pelota: ello se refiere a la manipulación y el control de la pelota. Estar cómodo con todas las superficies de los pies (interior, exterior, suela y cordones), así como con los muslos, el pecho y la cabeza, que son las otras áreas comunes donde tiene lugar el control y la manipulación del balón.

Primer toque: tener el control tan pronto como llegue el balón es vital para mantener el balón y tomar la mejor decisión para su equipo. Debes aprender a controlar ese primer toque cuando la pelota te llegue al suelo; en el aire, a varias velocidades y ángulos. Al principio, probablemente rebotará en tus pies, pero con el tiempo aprenderás cómo acariciar la pelota y moverla en el área donde quieras, ya sea que esté muerta a tus pies, al frente, a un lado o incluso detrás de ti. Todo depende de las imágenes de fútbol que construyas.

Girar: se refiere a la capacidad de girar tu cuerpo con y sin el balón de fútbol. El fútbol no se trata de correr en línea recta, por lo que es vital que aprendas a girar con la pelota a tus pies mientras tienes el control todo el tiempo.

Regate: Usando ambos pies para mover la pelota cerca de tus pies en diferentes direcciones y velocidades.

Correr con la pelota: da toques más grandes mientras corres con la pelota bajo control. Esto es a menudo un trabajo en línea recta que se enfoca en acelerar y desacelerar con la pelota y alcanzar la velocidad máxima con la pelota a tus pies.

Golpe de pelota: se puede patear una pelota de fútbol de diferentes maneras. Golpea con fuerza o crea un rizo en la pelota usando diferentes superficies de tus pies para obtener el resultado deseado. La clave aquí es la parte del fútbol que se golpea junto con la posición del cuerpo y el seguimiento. El tiempo también es vital cuando se golpea una pelota en movimiento o una que está en el aire como una volea

Pies rápidos: el ritmo al que se mueven los pies puede ser el factor decisivo para vencer a un oponente. Desarrollando una acción refleja rápida con anticipación para hacer que la pelota haga lo que quiere a toda velocidad. Lionel Messi y Cristiano Ronaldo son maestros de esto.

Pasando: Dando la pelota a un compañero de equipo empleando las diferentes superficies, debes mover la pelota en varios ángulos y velocidades. La clave es construir las imágenes de dónde están posicionados tus compañeros de equipo o las áreas en las que es probable que se muevan.

Recepción: vinculada con el primer toque, esta es la capacidad de recoger la pelota de forma controlada cuando un compañero de equipo te la ha pasado.