Lo mejor de la vida, jugar fútbol a los 70 años

2 mayo, 2020

La práctica hace al maestro, si se practican constantemente los hechizos de amor, seremos los mejores magos, pero si se hace algún deporte como el fútbol desde temprana edad, al llegar a la tercera edad, continuaremos tan activos como si tuviéramos 30 años menos.

De modo que ser aficionado al fútbol cuando se tienen 70 años, resulta una actividad inmejorable para la salud y ello lo sustentan estudios donde se señala que los hombres que han llegado a esta edad y han jugado al fútbol durante toda su vida cuentan con un mejor equilibrio postural, pero además, con una fuerza muscular más rápida, incluso comparable con los de hombres de 30 años que no han tenido alguna preparación. Un equipo de científicos se ha dedicado a investigar qué efectos conlleva ponerse a jugar al fútbol regularmente en hombres mayores sin que los mismos hayan tenido alguna preparación previa y que además tengan escasa experiencia futbolística.

Científicos de la Universidad de Copenhague en Dinamarca, se dedicaron a estudiar voluntarios cuyas edades iban desde los 63 a los 75 años de edad y que no practicaban deporte ni realizaban alguna actividad física que fuera considerable. Dichos sujetos de estudio empezaron a entrenarse en el fútbol y a jugar, para ello realizaban esta actividad durante una hora unas dos veces por semana en el transcurso de cuatro meses.

Concluidos este tiempo, pudo comprobarse que los hombres alcanzaron claras mejoras en su función muscular, una considerable mineralización ósea y el incremento de la cantidad máxima de oxígeno que es transportado desde los pulmones hasta el tejido muscular activo. De este modo, se puede afirmar que nunca es demasiado tarde para comenzar a jugar al fútbol. Este se trata de un deporte que incrementa la capacidad física y la salud del corazón, minimizando el riesgo de caídas y fracturas en hombres de la tercera edad, sobre todo en aquellos que nunca han jugado al fútbol antes, o quizás no lo habían hecho en décadas.

De acuerdo a un gran número de resultados obtenidos, es posible concluir que el fútbol se traduce como una forma de entrenamiento físico bastante intensa, pero también versátil y efectiva, incluso para hombres de edad avanzada que no cuenten con preparación. Este es un juego que impulsa la capacidad física y la salud cardiaca, lo que minimiza el riesgo futuro de caídas y fracturas fuera del terreno de juego. Además, se considera como una manera divertida, social y efectiva de entrenar periódicamente bajo una alta intensidad y se encuentra abierta para todos.

Al momento de seleccionar si se hace una actividad física aburrida, que solo funciona para mantenernos en forma, o ir por una actividad que hace prácticamente lo mismo pero es un juego, estamos seguros de que nos decantamos por la segunda opción, ya que tiene la capacidad de divertirnos más y haciendo mucho más llevadera la idea de su incorporación a nuestro estilo de vida. El fútbol puede aportar considerables mejoras en cuanto a la capacidad aeróbica, en fortaleza de los músculos ya que les facilitan a los jugadores vivir una vida activa superando los retos físicos de cada día, como pueden serlo, subir las escaleras, ir de compras, usar la bicicleta para determinados desplazamientos, entre otros.